En el Día de la Madre, ten un encuentro con María

“Mi madre me encamino hacia la devoción a la Santísima Virgen María. Al crecer, noté que mi madre frecuentemente tenía el rosario enrollado entre sus dedos, ofreciendo oraciones silenciosas por la intercesión de la Madre María. A través de crisis tras crisis, mi madre recurrió a María en busca de consuelo e inspiración. Fue un hábito celestial que nos transmitió a mi hermana menor y a mí.”

 

Por María V. Gallagher

Estaba recién casada y se enfrentaba a una crisis colosal. Su marido atravesó tiempos difíciles y perdió su trabajo. La situación financiera era terrible, la esperanza parecía esquiva y estaba embarazada.

El embarazo no fue planeado. Fue una situación que describiría como un “momento de María”, una circunstancia que es paralela a un incidente en la vida de la Santísima Madre. Como María en la Anunciación, la mujer afrontaba la perspectiva de una maternidad inesperada. Y, como María, la mujer descubrió la gracia de traer al mundo a su bebé.

El parto en sí resultó desgarrador. Su parto llegó rápido, demasiado rápido no pudo llegar al hospital. Con un médico al otro lado de la línea telefónica dándole instrucciones, su marido dio a luz al bebé en un dormitorio de su estrecho apartamento. 

Cuando llegó el equipo de emergencia, la pequeña familia ya se había unido. Durante el camino al hospital, un médico le dijo a la mujer que necesitaba registrar un nombre para el bebé. Sugirió “Danielle”, en honor a su marido, Dan. Pero ella tenía otra idea. No mucho antes había visto la película “El sonido de la música”. En honor al personaje principal, y con un guiño a la Santísima Madre, llamó a la bebé “María”.

Y así es como llegué a este mundo. 

Corazón compasivo
Mientras nuestra nación celebra el Día de la Madre el 12 de mayo , recuerdo el tremendo coraje y fuerza que mi madre demostró durante su vida. Ella era la disciplinaria de la familia, pero también tenía un corazón compasivo. Ella fue quien se ofreció como voluntaria para ser la “madre de salón” de nuestra clase en la escuela, llevando los pastelitos y las sonrisas a ocasiones especiales.

Ella también fue quien se ofreció como voluntaria para ser monitora del patio de recreo después de un desafortunado incidente en el que un niño mayor me golpeó en el estacionamiento de la escuela. Mi madre era el ángel que me cuidaba y se aseguraba de que estuviera a salvo.

Mi madre me presentó a la Santísima Virgen María. Al crecer, noté que mi madre frecuentemente tenía el rosario enrollado entre sus dedos, ofreciendo oraciones silenciosas por la intercesión de la Madre María. A través de crisis tras crisis, mi madre recurrió a María en busca de consuelo e inspiración. Fue un hábito celestial que nos transmitió a mi hermana menor y a mí. 

Mi madre dejó este reino terrenal hace más de una década, pero las lecciones que me enseñó se quedaron conmigo. La principal de sus instrucciones terrenales fue permanecer cerca de Jesús cultivando una relación con Su madre.

Escasez de alegría
Durante la fase de cierre de la pandemia en la ciudad en la que vivo, no pude asistir al culto público: nuestras iglesias estaban cerradas. Sintonicé fielmente las presentaciones de Facebook Live de la Misa en mi parroquia, buscando sustento espiritual. Mientras oraba, se me ocurrió que había escasez de alegría en el mundo, un dilema que podría resolverse si la gente recurriera a María.

Pensé que las personas, especialmente las mujeres, podrían formar un vínculo más estrecho con la Santísima Madre si se concentraran en los Misterios Gozosos del Rosario. Si miraran con suficiente atención, podrían descubrir los “momentos de María” en sus propias vidas y, como resultado, disfrutarían de una relación más rica con María. Mi concepto creativo cobró vida gracias a la competente ayuda de Marian Press, dando lugar al libro Encuentros gozosos con María: una guía para la mujer para vivir los misterios del Rosario. El libro está diseñado para ayudar a las mujeres a fortalecer su relación con María y, como resultado, acercarse a Jesús. Oro para que todos mis lectores encuentren el gozo que su corazón busca a través de una conexión con María.

Mi oración para ti en este Día de la Madre es que descubras una forma completamente nueva de relacionarte con nuestra Santísima Madre, quien anhela conducirte a su Hijo Jesús. Considere también rezar los Misterios Gozosos del Rosario por su madre hoy y por todas las figuras maternas en su vida: madrinas, madres espirituales o modelos a seguir. ¡Que vuestros “Momentos María” sean muchos y que vuestra alegría abunde!

¡Feliz día de la madre, a todas las madres del mundo!

 

Quizás también le puede interesar esto...

La Ascensión nos recuerda que un día, como Cristo, finalmente encontraremos nuestro lugar ante la Trinidad por toda la eternidad, donde alcanzaremos nuestra plenitud suprema.

Debemos orar frecuentemente por la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, para que Él guíe nuestra mente y corazón en todo lo que decimos y hacemos.

José es honrado en la Iglesia con protodulia (honor como el primero entre los santos), sólo superado por la hiperdulia (el más alto grado de reverencia) reservada a la Santísima Virgen.