¿Qué es Pentecostés?

¿De dónde viene la Fiesta de Pentecostés? Lo creas o no, los antiguos israelitas celebraron Pentecostés mucho antes de que el Espíritu Santo descendiera sobre los discípulos. La palabra “Pentecostés” proviene de una palabra griega que significa “día 50”, porque esta fiesta judía siempre se celebraba 50 días después de la Pascua. Conmemoró que el Señor le entregó la Torá a Moisés en el monte Sinaí. 

Así vino el Señor a los israelitas en aquellos días. Durante una fuerte tormenta eléctrica, una densa nube cubrió el monte Sinaí. Se escucharon fuertes sonidos de shofar por toda la zona, lo que hizo temblar a los israelitas. Moisés sacó al pueblo del campamento al pie de la montaña para encontrarse con Dios. La Escritura dice: 

Ahora el monte Sinaí estaba completamente envuelto en humo, porque el Señor había descendido sobre él en forma de fuego. … El sonido del shofar se hacía cada vez más fuerte, mientras Moisés hablaba y Dios le respondía con truenos (Éxodo 19:16-19).

Posteriormente, Dios llamó a Moisés a la cima de la montaña y le reveló los Diez Mandamientos, estableciendo un pacto con los israelitas. Mientras los israelitas obedecieran los Diez Mandamientos, el Señor prometió que los libraría de sus enemigos. 

Desafortunadamente, debido a la debilidad humana, los antiguos judíos violaban con frecuencia la Ley del Señor. El Señor los reprendió, diciendo: “Rompieron mi pacto, aunque yo era su señor—oráculo del Señor” (Jeremías 31,32). 

Entonces, el Señor ideó un plan más perfecto para acercar a Su pueblo a Él. “He aquí, vienen días -oráculo del Señor- en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y la casa de Judá. Pondré mi ley dentro de ellos y la escribiré en sus corazones; Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo” (Jeremías 31:31,34). En otras palabras, el Señor algún día le daría a su pueblo el poder del Espíritu Santo, a través del cual podrían cumplir mejor la voluntad de Dios en la tierra. 

La forma en que el Señor estableció la Nueva Ley, escrita en los corazones de Su pueblo, recuerda la forma en que se acercó a los israelitas en el Antiguo Testamento. Esto nos lleva a la primera lectura del libro de los Hechos de este domingo. Al igual que los israelitas, los discípulos estaban “todos juntos en un lugar”, esperando encontrarse con el Señor (Hechos 2,1). Esperaban su venida porque antes de que Jesús ascendiera, les dijo que Dios enviaría sobre ellos un “poder de lo alto” (Lucas 24,49). Entonces, el noveno día después de la Ascensión, vino del cielo “un ruido como de viento fuerte que se impedía, y llenó toda la casa en la que estaban” (Hechos 2,2). Entonces lenguas de fuego se posaron sobre cada uno de ellos. “Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les permitía proclamar” (Hechos 2,4). 

En ambos relatos, fuertes explosiones precedieron la venida de Dios. Lo que estaba a punto de suceder en ambos casos era de inmensa importancia. Después de estos momentos trascendentales, el Señor nunca más volvería a relacionarse con Su pueblo de la misma manera. Entonces, como un trompetista que anuncia la venida de un rey, Dios anunció la venida de Su Ley, Su Espíritu Santo, con señales fuertes y audibles. 

Ambos relatos también destacan el fuego, que según el Catecismo de la Iglesia Católica “simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu Santo.” (696). El conocimiento de los Diez Mandamientos transformaría para siempre la forma en que los antiguos israelitas vivían o intentaban vivir sus vidas. Así también, después del descenso del Espíritu Santo, la vida de los discípulos nunca volvería a ser la misma. Después de todo, en Pentecostés, la Santísima Trinidad se reveló plenamente, dando paso al mundo a sus últimos días, “el tiempo de la Iglesia, el Reino ya heredado, pero todavía no consumado” (Catecismo, 732). 

Santa Faustina escribe: “¡Oh, si las almas quisieran escuchar al menos un poco la voz de la conciencia y la voz, es decir la inspiración del Espíritu Santo! …una vez nos dejamos influir por el Espíritu de Dios, Él Mismo completará lo que nos falte (Diario de Santa María Faustina Kowalska, 359).” Si se lo permitimos, el Espíritu Santo puede transformar nuestras vidas y convertirnos en las personas a las que Dios nos predestinó. 

Debemos orar frecuentemente por la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, para que Él guíe nuestra mente y corazón en todo lo que decimos y hacemos. Como seres humanos frágiles y débiles, a menudo pasamos por alto la verdad que está justo frente a nosotros. Afortunadamente, el Espíritu Santo nos da la visión sobrenatural que necesitamos para ver lo que el Señor quiere que veamos y cumplir la voluntad del Señor en la tierra hasta que Él regrese

Quizás también le puede interesar esto...

La Ascensión nos recuerda que un día, como Cristo, finalmente encontraremos nuestro lugar ante la Trinidad por toda la eternidad, donde alcanzaremos nuestra plenitud suprema.

Mi oración para ti en este Día de la Madre es que descubras una forma completamente nueva de relacionarte con nuestra Santísima Madre, quien anhela conducirte a su Hijo Jesús.

José es honrado en la Iglesia con protodulia (honor como el primero entre los santos), sólo superado por la hiperdulia (el más alto grado de reverencia) reservada a la Santísima Virgen.